DIY

DIY: Cambia tus muebles para darles un aire diferente.

¡Estrenamos blog!

Estoy muy ilusionada porque por fin, después de mucho esfuerzo, se publica la primera  entrada de este blog. Es un proyecto que hace tiempo que quería emprender. Aunque al principio me daba un poco de miedo y pensaba que no iba a tener la energía necesaria, al final, para hacer lo que te gusta siempre hay tiempo. Y hacer manualidades me apasiona. Además, se ha dado la circunstancia de que estoy amueblando y decorando la casa ¡y eso ofrece un sin fin de oportunidades para hacer DIY!

Me gustaría que me acompañaras en la aventura que es comenzar un blog. Y sin más preámbulos, comencemos.

Cuando te mudas a tu primer piso (y éste está vacío) estás lleno de ilusión y con las arcas vacías. Para mí esos son dos requisitos fundamentales para hacer un DIY hogareño.
mueble DIY antes y despues
Amueblar una casa desde cero es un proceso largo y costoso. Al principio quieres que todo sea perfecto, crear pequeños rinconcitos llenos de personalidad y encanto. Pero lo cierto es que necesitas muebles y toda ayuda es bien recibida. Por eso al final te encuentras, como me ha pasado a mí, con muebles que son útiles, pero no son exactamente lo que querías o desentonan con la temática general del cuarto. ¿Qué hacer entonces? Tirarlo no es una opción. La solución es hacerle un cambio radical con un DIY  y a continuación te explico cómo lo he hecho yo.
Para realizar lo que yo llamo la “reconversión” del mueble, en mi caso del mueble del salón, solo necesitarás los siguientes materiales:

Materiales mueble DIY

Materiales:

  1. Papel vinílico
  2. Cúter
  3. Regla o metro

En cuanto al papel vinílico, yo he elegido uno que simula madera clara porque los colores que quiero que dominen en el salón sean el blanco, gris y la madera clara. Pero tú puedes elegir el que más te guste. En las tiendas de DIY, bricolaje y materiales en definitiva, hay de todo tipo de maderas, estampados y colores. Si tu mueble tiene como el mío pequeñas partes que no puedes forrar, como las piezas doradas de las esquinas y juntas, puedes pintarlas con pintura en aerosol. Solo tienes que cubrir muy bien las partes que no quieres que se manchen con papel de periódico y fijarlo con cinta de carrocero. Te recomiendo que este paso lo hagas antes de forrar el mueble, de esta forma, cualquier posible fallo quedará cubierto con el vinilo.

Si solo quieres forrar tu mueble, los pasos son los siguientes:
Primero, asegúrate de que el mueble está limpio y con las superficies secas para que el vinilo pegue bien.

Después desmonta el mueble en las piezas más pequeñas que puedas. En mi caso todo lo que podía descomponerlo es como veis en la foto. Esto es porque cuanto más pequeña sea cada pieza, más fácil será forrarla y se cometerán menos fallos.

Piezas mueble DIY
El siguiente paso cae de cajón. Toca forrar cada parte en la que hayas descompuesto tu mueble. Por si esta es la primera vez que forras algo con vinilo, no tengas miedo. Como diría la abuela “despacito y con buena letra”. Despega un lateral. Ten en cuenta el sentido de la veta de la madera. Piensa ¿cómo se vería si fuera una pieza de madera real? Y poco a poco lo vas pegando. Cada centímetro que vayas despegando del vinilo y pegando en el mueble, repásalo con el dedo para que no queden arrugas ni burbujas de aire. Si esto ocurre, puedes despegarlo con cuidado y volverlo a hacer.

Mueble DIY forrado

Y, si no quieres pintar tu mueble, ¡eso es todo! Ya tienes tu mueble forrado. ¿Qué tal te ha ido? ¿Ha sido más fácil de lo que pensabas? ¿Te parece un DIY útil? Me encantaría saber tu opinión.

Ahora solo te queda volverlo a montar y decorarlo como solías hacer o aprovechar para crear esos “rinconcitos con encanto” que tanto nos gustan.