DIY

Mural geométrico. Como decorar tus paredes con muy poco.

No se si te ha pasado alguna vez, pero siempre que me sentaba en el sofá a ver la tele, miraba la gran pared que tenía delante y en lo desaprovechada que estaba. Lo lógico habría sido poner cuadros, pero el cuerpo me pedía algo grande como un mural. Y mirando por internet vi una forma de hacer murales que me encantó. Son murales a base de figuras geométricas. Pero hay muchos estilos, para más y menos atrevidos. Puedes pintar toda la pared creando polígonos irregulares como en esta imagen. Puedes hacer formas geométricas como aquí o dejarte llevar por el washi tape y hacer dibujos en la pared como estos. Como veis se puede hacer prácticamente de todo.

Como mi casa no es mía, que es de alquiler, quería una idea que fuera un poco menos permanente que la pintura pero no pensaba renunciar a la idea de un mural. Así que compré los siguientes materiales y me dispuse a hacer un mural en cartulina.

muralYo elegí hacer un mural de triángulos equiláteros todos iguales en tres colores diferentes. Así que compré las cartulinas que veis en la foto.

El procedimiento es muy sencillo. En un folio dibuja la plantilla de la forma que quieres hacer. Y después solo tienes que dibujar y recortar esa forma ¡decenas de veces! Si, si, decenas. Para mi mural yo hice más de cuarenta triángulos. Pero todo depende de la pared que quieras decorar, el tamaño de los triángulos… es cuestión de ponerse a calcular.

Cuando creas que ya tienes suficientes figuras, ¡toca ponerse creativo! Si no tienes a nadie al lado que te vaya dando su opinión, te aconsejo que primero pegues las figuras de cartulina con masilla adhesiva (Blu-tack) para poder hacerte una idea. Si ya tienes la disposición como a ti te gusta, puedes fijarlo con más masilla adhesiva o con cinta de doble cara. Yo encontré en un bazar la que se ve en la imagen. Parece un corrector como los que se utilizan para borrar lo escrito, pero es una especie de celo de doble cara. Sabía de su existencia pero no lo había probado nunca y el resultado me encantó. Ahora lo llevo siempre conmigo para pegar cosas rápidamente en la agenda.

La única complicación que tiene este DIY es que al tratarse de figuras geométricas, hay que tener especial cuidado con las distancias, las líneas rectas, paralelas, perpendiculares… o no tener absolutamente ningún cuidado y poner cada figura como te de a ti la gana. Al final se trata de hacerlo a tu manera, como sientas que se identifica más contigo y con el espacio. Lo bueno de hacerlo con cartulina o washi tape es, que si te cansas, o te mudas, lo despegas de la pared y aquí no ha pasado nada.

Mi resultado fue este. Espero que os guste y que si tenéis un espacio que no sabéis como decorar, os animéis a hacer este tipo de mural el resultado en vivo es mucho mejor de lo que me esperaba. Seguro que os sorprende.

mural -salon