DIY

Corchos de vino. Una vida más allá de la botella

¿Quién de pequeño no ha jugado alguna vez con los corchos de vino que quedaban tirados en la mesa después de una comilona? Yo personalmente me montaba mis películas con ellos. Pero conforme te vas haciendo mayor van dejando de tener interés. Hasta ahora. Porque mirándolos con otros ojos, los corchos tienen muchas posibilidades.No se si ya conocías esta moda, pero se pueden hacer muchísimas cosas con corchos. Cosas monísimas como estas mini-macetas. Y también cosas mas costosas y a lo grande como estas alfombras de baño.

La idea que hoy traigo es un punto intermedio. Hacer un cuadro con corchos que puede servir tanto como decoración así solo como para poner notas con chinchetas.

¿Qué se necesita?

Lo único que necesitarás para realizar este DIY es un marco de fotos con un poquito de fondo, una pistola de silicona o un pegamento fuerte y corchos, muchos corchos. No hay una cantidad exacta. Depende completamente del tamaño del cuadro que vayas a utilizar y la posición en la que los quieras poner.

materiales corchosYo he querido ponerlos en forma de zig-zag o en forma de espiga. Es decir, uno en horizontal, uno en vertical… y así sucesivamente se va creando un patrón en zig-zag. Otras formas de colocar los corchos es haciendo líneas verticales u horizontales, haciendo vueltas concéntricas, o con los extremos a la vista (así). Todas las opciones quedan muy bonitas. Pero la verdad es que yo me cansaba de guardar corchos para poder hacer esta última opción y me decidí por una opción que requiriese menos.

Manos a la obra

Una vez conseguidos los materiales, el proceso es muy sencillo. Solo tienes que quitar el cristal del marco ya que solo necesitaremos el fondo y el marco. Coloca los corchos como más te guste. Es importante este paso para comprobar que los corchos tal y como tú los quieres entran en el marco, y si no entran, qué cambios se pueden realizar.

Hechas las comprobaciones. Calienta la pistola de silicona y ve pegándolos todos. Asegúrate de no dejar ninguno.

Y eso es todo. El último paso es elegir donde colocar tu nuevo cuadro, o tu nuevo corcho.

corchos en posición

Mi resultado es este. Como ves, al hacerlo en espiga, cada ciertas filas queda un hueco. Yo lo he llenado con un corcho cortado a la mitad y puesto «hacia arriba». Me gusta como se ven esos corchos ya que se ve el color granate del vino. Creo que el resultado es discreto y elegante. También puedes pintar los corchos como más te guste. Como siempre digo, esto se trata de hacerlo a tu manera.

Espero que te haya gustado la idea y, si tienes oportunidad, la pongas en práctica.