Zapatillas DIY. Atrévete con la calceta.

Ya ha pasado otra semana, vuelve a ser jueves y eso significa que toca enseñaros un nuevo DIY. Si te quedas conmigo, esta semana te enseñaré a tejer unas zapatillas para estar por casa facilísimas. ¿Te apetece saber cómo las hice? Pues empecemos:

Yo nunca había hecho algo así y esta semana ha sido un poco caótica así que el resultado no es el mejor del mundo. Pero como la técnica funciona y admite muchas modificaciones quiero enseñárosla igualmente.

los materiales

Empezaré por el principio. Los materiales necesarios.

Para hacer estas zapatillas solo necesitarás lana, agujas de calcetar, una aguja lanera y unas plantillas de zapatos o láminas de fieltro grueso. Eso es todo.

zapatillas

punto a punto

El procedimiento es simple ya que la zapatilla se hace en una sola pieza de punto bobo que posteriormente se coserá a la suela.

Por si es la primera vez que tejéis calceta o tricot, os dejo por aquí un enlace a un video de YouTube donde se explica perfectamente las tres cosas que se necesita saber para tejer estas zapatillas: sacar puntos, punto del derecho o punto bobo y cerrar puntos.

Para la parte de la tela, yo cosí una pieza de quince puntos de ancho. El largo tiene que ser la medida de tu pie. La pieza tiene que rodearte el pie por completo. Yo lo que hice fue dejar la tela un poco tensa ya que está tejido en punto bobo, que es un punto muy elástico y no quería que al estirarse con el uso se me cayeran del pie.

zapatillas-2

una buena base

Una vez terminada la pieza de calceta, toca coserla a la suela. Yo utilicé unas plantillas con la suela de forro polar por un lado y goma por el otro. Fueron las que más me gustaron porque así por dentro tengo el pie caliente y por la parte que está en contacto con el suelo no me resbala porque es goma. Pero también se puede usar una pieza de fieltro grueso cortado con la forma del pie.

La forma del pie tiene que ser aproximadamente una talla o dos más grande. Si compras una plantilla de zapato será más sencillo porque suelen venir las tallas ya dibujadas. Si no, pon tu pie encima y dibuja dejando un dedo más o menos de margen.

Para coser la pieza de calceta yo junté con un imperdible las puntas de la pieza. Coincidiendo las dos esquinas de uno de los dos lados largos. Ese punto sujeto con un imperdible deberá coincidir con tu pulgar. Yo cosí partiendo de ese punto de referencia.

zapatillas-3Una vez empecé a coser, fui cogiendo puntos del lateral largo, el que está en contacto con la suela, y el lado corto para hacer ese efecto cruzado que se ve en las fotos. Esto es así solo en la puntera. Una vez se acabó el lado corto, fui cosiendo todo el lateral del lado largo a la suela tal y como se ve en la foto superior. Al ir a terminar la vuelta, de nuevo tejí el lado largo y el lado corto que quedaba suelto.

mas allá del patrón

Y este es el resultado básico.

Como ya he dicho, esta semana ha sido un lío y yo me he quedado en este punto. Pero se me ocurren ideas que pueden ayudar a darle un toque diferente a este DIY.

Lo primero es el punto. Existen miles de puntos diferentes. Si conoces unos cuantos puedes experimentar cambiando de punto. O incluso tejiéndolas de una pieza con suela de calceta incluida para después coserlas a una plantilla y que así esté más reforzada la parte que estará en contacto con el suelo.

Se puede jugar con los colores de cada vuelta para hacer unas zapatillas a rayas.

Si tienes pies finitos y se te caen o sientes que no te ajustan como te gustaría, una idea es pasarle una goma por la abertura de la zapatilla y coserla en el pico delantero.

zapatillas finales

¡Ay muchas posibilidades! Espero que os haya gustado y os animéis a probar esta idea tan buena para el frio que viene.