DIY

Un poquito de amor para grandes personas

Ya se nota en el ambiente que se acerca San Valentín, y antes de nada diré que yo no me considero una romaaantica, así con muchas vocales. Me considero detallista. Con todas las personas a las que quiero. Esto no se trata de tener novio/a ni nada de eso. Sino de querer dar un pequeño reconocimiento a alguien importante para nosotros.

Cuando vi esta idea en Pinterest sentí que lo tenía que hacer para regalarlo. Me pareció que me encantaría que algún día alguien me sorprendiera con algo tan pequeñito pero tan bonito. Es tan sencillo que no hay excusa para no hacerlo.

Se necesita:

Para hacerlo no necesitarás casi nada o todo lo que le quieras poner. Los materiales básicos que se necesitan son:

  • Una caja de cerillas (o cartulina)

Y ya está. Si. Eso es lo único básico que se necesita. Pero como se que con esta indicación solo se queda un poco corto, estos son los materiales que más se pueden utilizar:

  • Cartulinas de colores
  • Papel con estampados (los puedes hacer tú mismo)
  • Pegamento
  • Pinturas de colores (rotuladores, lápices, ceras…)

Procedimiento:

El procedimiento es bastante sencillo. Lo primero que necesitaréis es una caja de cerillas. Si no tenéis una a mano podéis usar esta plantilla que es la que yo usé del blog stars and rockets.

Una vez que tenemos la caja hecha, toca echar a volar la imaginación. Piensa a quien se la quieres regalar. Algo que la defina o que te inspire a ti esa persona. O si no se te ocurre nada pero quieres hacer esta idea, puedes coger alguna idea de este pin. A mi me encantan todos y los quería recrear todos, pero al final me decanté solo por dos.

Como ni mis amigos ni yo somos bilingües, he traducido el mensaje de la cajita con el sol porque no me gusta regalar cosas en inglés. Me parece un idioma demasiado genérico. No sé, es una manía mía.

Para hacer el efecto de resalte del sol y el letrero he pegado un poco de goma eva o foami entre la cartulina y la caja. Para los ojos he aprovechado los que me sobraron después de hacer los murciélagos de Halloween.

La caja que imita una maleta tiene un poquitín más de trabajo. No más complicación.

Para hacerla necesité papel estampado y un poco de cinta que imita el ante (la conseguí en un bazar). Creo que con la imagen se ve bastante bien lo que hay que hacer, pero por si acaso lo explico rápidamente.

Ayudándome del patrón de la caja, recorté dos rectángulos de papel decorado para los frontales de la maleta. Una vez estaban secos recorté dos tiras de cinta mirando que tuvieran la largura correcta para rodear la maleta. Les puse pegamento por un lado y la fui pegando al rededor de la maleta. Hay que esperar un poquito, para que no se vaya a desplazar. Una vez se secó hice lo mismo con la segunda tira.

Finalmente para la asa, corté un trozo que fuera un poco más largo que la distancia entre las dos tiras. Puse un poco de pegamento en cada extremo y coloqué la asa. Como veis, se sujeta ella sola apoyándose en las tiras.

Como un último añadido, a ambas cajitas les puse un tirador. Con la misma cartulina con la que hice la caja, recorté una tira que pegué por la parte de abajo para poder sacar más fácilmente el interior de la caja.

Con lo que llenes las cajas es cosa tuya. Yo he puesto frases, pero se puede poner una cartita, una foto, un dulce, un pequeño detalle… Es una idea básica perfecta para un manitas. ¡Vale para cualquier ocasión!

Estas son las dos que he hecho por el momento, pero haré más en el futuro para diferentes eventos y os las compartiré por mis diferentes redes sociales. Espero que os hayan gustado y os animen a darle un pequeño regalo a las personas que os rodean y que seguro que se lo merecen.