DIY

Morse: la no tan nueva forma de decir «Te quiero»

Si no estáis al día de la nueva moda de usar el código morse para casi todo, seguro que estaréis alucinando con el título. Pero no es tan raro como parece. Os lo prometo.

¿Os acordáis de las esclavas? Esas pulseras con una plaquita de oro, plata u otro metal que te regalaba tu novio o novia… Si ya las recuerdas puede que pienses, ¿pero eso sigue de moda? Pues no lo se, la verdad. Pero su simbolismo sigue entre nosotros. Ya lo creo. No hay más que ver la idea que os traigo hoy.

Como esta semana ya es San Valentín, me he querido poner un poco más romántica de lo habitual y quiero enseñaros una idea para regalar a vuestra persona especial. Son unas pulseras sencillas de abalorios. Aparentemente. Pero en el patrón que he seguido con los abalorios se esconde un mensaje secreto. Porque yo creo que el detalle romántico hay que tenerlo con la persona en concreto, no ante todo el mundo. Conque los dos sepamos lo que pone, a nadie más le interesa.

Materiales

Para hacer estas pulseras solo se necesita un código en morse, tres o cuatro tipos de abalorios e hilo.

Yo he hecho pulseras de abalorios simples, pero si tus abalorios son gordos o tienes una aguja para abalorios, puedes ponerlos en un cordel, ponerle un cierre a cada lado y así conseguir un acabado diferente.

Siguiendo la tabla con el código morse que os dejo arriba, no deberíais tener ningún problema para escribir el mensaje que os apetezca. Solo hay que tener en cuenta que en morse se ocupa bastante espacio para escribir cualquier cosa.

A pesar de ser un código sencillo (a final son solo puntos y barras), hay varias formas de plasmarlo en abalorios. Yo os explico las dos que he usado.

primer Tipo

Para la primera pulsera elegí un mensaje muy apropiado para la fecha «I Love You».

Yo elegí un color negro para el fondo y para separar cada palabra, cobre para los puntos, morado para las barras y plateado para la separación entre letras. Esta separación entre letras no es necesaria, pero a mi me parecía que se entendería mejor el mensaje si se veía donde acababa cada letra.

Al editar la foto me di cuenta de que me equivoqué al hacerla en los dos puntos que forman la «I» puse una separación en medio. Eso está mal. Son dos puntos juntos como pone.

Segundo tipo

Para el segundo tipo elegí un mensaje más sencillo (que no más corto), mi nombre: Virginia.

En este caso he cambiado un poquito. Solo he usado tres tipos de abalorio: negro para el fondo y para separar las letras, plateado para los puntos y abalorios alargados dorados para las barras.

Si os soy sincera, esta es la opción que más me gusta. Me gusta la limpieza de los puntos y las rayas.

El procedimiento es siempre el mismo. Empiezo con unos cuantos abalorios negros para la parte interior de la muñeca. Después empiezo con la primera letra. «V» es tres puntos y una barra. Seguido pongo un abalorio de separación y sigo con la siguiente letra. Si tuviera varias palabras, separaría con más abalorios negros o con un cuarto color. Al terminar el mensaje, cierro con unos cuantos abalorios más negros.

Es importante que vayáis mirando si la pulsera se queda del tamaño deseado o es demasiado pequeña o demasiado grande.

Si queréis hacerlas para un regalo, os sugiero que recortéis un cuadrado de cartulina del tamaño aproximado de la pulsera. Con ayuda de una perforadora, le hagáis un par de agujeritos y atéis la pulsera a la cartulina con un hilo, lana o alambre. Por último, escribir en la tarjeta el mensaje que contiene la pulsera. Seguro que le parecerá una idea super ingeniosa.