DIY

Organiza tus collares y adiós a los líos

Toda mi vida me ha pasado que guardaba los collares en una caja muy bonita, donde se me enredaban y era un lío sacar uno solo y terminaba por no ponerme ninguno nunca. Se pusieron de moda cosas para colgar los collares y tenerlos en un tocador así a la vista, pero a mi me parecía que eso ocupaba muchísimo lugar así que hice esto. ¿Quieres saber cómo?

Cuando vi la idea me pareció la mejor forma de organizar collares que había visto nunca. Una percha en la que colgar todos mis collares. Es perfecto por muchos motivos:

  • Fácil de hacer
  • Y rápido
  • Los collares están a la vista
  • Pero no ocupan casi nada de espacio
  • Siempre los tienes a mano: alargas la mano para coger la camiseta que te vas a poner y el collar con el que lo vas a conjuntar. Todo de una pasada.

Además los materiales necesarios los tenemos en casa o si no se consiguen en cualquier bazar ya que solo necesitaremos una percha de madera, unas armellas (estos ganchitos como en forma de garfio) y unos alicates.

El procedimiento es sencillísimo. Simplemente tenemos que coger una armella tras otras y con los alicates irlas atornillando a la percha. Se puede atornillar en la parte de abajo de la percha o en un frente. Como os guste más. Yo hice de las dos formas para probar y creo que me gusta más colocadas por la parte de abajo.

Lo único que hay que tener en cuenta es que en algunas perchas os pasará que si intentáis atornillar muchas armellas juntas, la madera se rajará así que es mejor dejar un par de dedos de separación.

Este DIY me ha gustado mucho porque me ha obligado a sacar todos mis collares y a ponerme en serio a pensar en ellos. No se si os pasa pero yo acumulé y acumulé collares en mi caja y muchos no me los había puesto nunca o me gustaron en un momento dado pero ya no. Y sin embargo ahí seguían.

Esto que os estoy diciendo va en relación al método Konmari del que os hablé en otro post. Tenía muchos collares que ya no me decían nada y otros que me gustaban mucho pero que como estaban enrollados en la caja no usaba nunca. Y eso es un sinsentido. Las cosas deben de estar a la vista porque lo que no se ve no se usa, y si no se usa no se debería conservar. Así que ahora tengo menos collares, ocupando mucho menos espacio, más a mano y mucho más utilizados y útiles.

Creo que son suficientes razones como para intentar este DIY ¿no creéis? 😉