DIY

Kawaii box DIY. Cómo hacerla en casa sin gastar demasiado.

Desde hace un tiempo se han puesto muy de moda las Kawaii Box, unas cajas japonesas con productos monos (kawaii). A mi hermana le encanta la comida japonesa, los mangas y demás. Así que por su cumpleaños le hice esta caja kawaii DIY. Sigue leyendo y te explico cómo la hice.

La caja se compone de cuatro elementos. Tres de ellos DIY.

Uno: Caja totoro

La propia caja en la que van los regalos, es un regalo. Por si alguien no lo había reconocido, es Totoro, el simpático personaje de la película «mi vecino totoro».

Para hacerlo se necesita: cartulina gris oscuro y cartulina gris claro o blanco, un rotulador permanente, una caja de zapatos y pegamento en barra.

Yo utilicé como base una caja de zapatos ya hecha, pero la puedes hacer tú mismo para que se adapte mejor a tus medidas o pintar una caja. Con la cartulina gris oscuro dibujé la figura que veis en la foto de debajo. La cartulina debe envolver la caja por uno de sus lados grandes para que se abra solo de un lado (como un baúl).


Si os fijáis, la cartulina envuelve la parte de abajo de la caja y la une a la tapa.

Después recorté en cartulina blanca la forma de los ojos y la de la tripa y con lo que me quedaba de cartulina oscura recorté las formas que tiene en la barriga. La tripa se pega, una parte en la tapa y el resto en el frontal de la caja. Así cuando se abre queda un trozo de tripa en cada parte.

Me olvidé de pegar las pestañas de atrás. Pero lo que empezó siento un olvido, acabaron siendo las orejas de totoro. Y ahí se quedaron 🙂

Dos: bote kawaii para lápices

Como su nombre indica. No tiene ninguna complicación pero su carita es tan mona… Es lo que tiene lo Kawaii.

Para hacer este DIY solo se necesita un bote vacío y limpio (no utilizaremos la tapa), pintura cel color que querías y un poco de pintura negra (yo lo sustituí por un rotulador permanente) y blanca para los ojos y el brillito de los ojos y un pincel.

Es necesario dar varias capas de pintura para conseguir un acabado uniforme y totalmente opaco. Una vez esté seco, se puede pasar a dibujar los ojos, la boca y si tenéis pintura rosa, le podéis hacer a los lados de los ojos unos mofletes. Para que quedara todo mejor, dibujé la cara en un trozo de cartulina que utilicé como plantilla.

Como mi tarro es muy alto, le metí una bola de papel de periódico para que los lápices sobresalieran un poco y fuera más fácil cogerlos.

tres: collar bretzel

Tengo que confesar que no sabía si me saldría ni cómo me saldría. Pero la verdad es que estoy super satisfecha con el  resultado. ¿Qué os parece?

Para hacer este collar, utilicé fimo (arcilla polimérica). Y la verdad es que me encantó trabajar con este material. En un futuro estoy segura de que vendrán post utilizándola.

El procedimiento es muy sencillo aunque no lo parezca. Lo único que hay que hacer es amasar la arcilla hasta que este un poco caliente y entonces se puede moldear más fácilmente. Se hace un churrito muy fino (en serio, muy fino). Y para la forma del bretzel lo único que hay que hacer es la forma de un lazo. Es decir, se enrolla cada extremo dejando un arco en la parte superior. Es como los lazos que nos ponemos en ocasiones de luto o en que se celebra el día nacional o mundial de algo. Una vez tenemos esta forma, debemos coger en lado entrelazado, doblarlo hacia arriba y dejarlo sobre la lazada. De esta forma tenemos la forma del bretzel.

Después solo hay que hornearlo durante una media hora. Yo le he puesto unas pintitas de color blanco simulando la sal que suelen tener los bretzel.

Para colgarlo yo le puse una anilla a uno de los arcos y le pasé una cadena. También se puede poner un enganche cuando aún esté fresca la pasta, quitarlo para hornear y pegarlo después, pero a mi me parecía demasiado costoso y un poco arriesgado para la forma delicada del bretzel.

Cuatro: cosméticos coreanos

Por último, para terminar de llenar la caja, le metí un par de productos coreanos de la marca Tony Molly porque a mi hermana le encantan. Son unas mascarillas para la cara y el pelo.

Esto último simplemente era para terminar de redondear la caja que creo que de por sí está bastante bien. ¿A vosotros qué os parece? ¿Qué meteríais en vuestra Kawaii Box? Si me dejáis vuestras ideas en comentarios o en redes sociales podré hacer en el futuro otra caja regalo.