Prepara este delicioso cheesecake japonés

No se porqué, pero me daba miedito hacer este cheesecake. Y cual ha sido mi sorpresa al ver que no es nada complicado. ¿Te apetece saber cómo lo hice?

Este cheesecake es maravilloso por muchos motivos. No se necesitan apenas ingredientes, no tiene gluten (ni lo más mínimo), tiene una textura muy diferente a los típicos cheesecake y lo más importante de todo: sabe fenomenal.

Para hacer este cheesecake solo se necesitan tres ingredientes: 

  • 3 huevos L
  • 140 gr de queso cremoso tipo Philadelphia
  • 140 gr de chocolate blanco

Y ya está. ¿No es increíble que con tan pocos ingredientes quede un pastel tan resultón?

Elaboración del cheesecake

Lo primero que hay que hacer es derretir el chocolate blanco al baño maría. Para ello, colocamos el chocolate en un bol y ese bol lo introducimos en una olla que tenga agua caliente sin que el agua se mezcle con el chocolate.

Cuando el chocolate se haya derretido, lo quitamos del baño maría para que se vaya templando y cuando no esté demasiado caliente le agregamos el queso crema. De esta forma la mezcla se irá enfriando.

En un bol aparte, separamos las claras de las yemas de los tres huevos. Tenemos que batir las claras a punto de nieve. Aquí está el único inconveniente de la receta; si no tenemos una batidora eléctrica o una amasadora, la receta se convierte en algo costoso y bastante complicado. Sabremos que las claras están montadas cuando podamos inclinar el bol y estas no se muevan de su sitio (a modo de reto se gira el bol encima de la cabeza, pero eso lo dejo a los que estén muy seguros 😉 ).

Las yemas las incorporamos a la mezcla de queso y chocolate blanco.

Ahora viene la parte delicada. No es complicado, pero hay que hacerlo con un poco de cuidado. Simplemente. Tenemos que ir incorporando las claras montadas a la mezcla. Para ello ponemos primero una cucharada de las claras y la mezclamos sin cuidado para igualar un poco la densidad de ambas elaboraciones. Después, añadimos el resto de las claras y lo mezclamos todo haciendo movimientos envolventes. Despacio y con calma hasta que no queden grupos y la masa tenga la consistencia como de una mousse.

Por último, colocaremos toda la masa en un molde engrasado y con papel encerado.

Horneado

El horneado tiene su propio apartado porque también tiene sus pasos. Pero no asustarse. Que solo son pasos, no pruebas.

El horneado debe hacerse al baño maría. Para ello introduciremos el molde en uno más grande con agua y meteremos los dos al horno.

La cocción se hace en cuatro pasos:

  1. 15 minutos en el horno a 170 ºC
  2. 15 minutos a 160 ºC
  3. 15 minutos con el horno apagado
  4. Dejar enfriar completamente fuera del horno sin desmoldar

El cheesecake es muy sensible, por eso hay que dejar que se enfríe del todo antes de desmoldarlo.

Decoración

La decoración es optativa. Esta riquísimo así solo. Pero por si os pasa como a mi que, así solo sin más, os parece una tortilla francesa muy esponjosa, podéis ponerle por encima lo que queráis. Yo le puse unas frambuesas machacadas y mezcladas con un poco de mermelada de frambuesa. En los blogs más profesionales le ponen crema chantillí con frutos del bosque, pero creo que también podría estar muy rico con una crema de limón o cualquier mermelada.

Y esto es todo. Como veis, no es una receta complicada. Simplemente lleva unos cuantos pasos que si se siguen con un poco de cuidado no tienen complicación.

Me encantaría que os animaseis a hacer esta receta y me compartiérais una foto por cualquiera de mis redes sociales que podéis encontrar arriba a la derecha.