Mi experiencia haciendo panettone por primera vez

¡Felices fiestas a todos!

¿Cómo estáis pasando estos días? Espero que los estéis disfrutando tanto como yo. Necesitaba tener tiempo libre. Y como ahora tengo un poco, me he liado la manta a la cabeza y he decidido intentar hacer panettone casero. No tengo término medio. 🙂

La receta original la saqué del canal de YouTube Quiero cupcakes. Estoy super enganchada a todas sus recetas y como me encanta el panettone, cuando vi que existía un vídeo no me pude resistir. Yo os voy a contar como lo hice yo y mis impresiones, pero si queréis ver el proceso completo (u otras recetas geniales) os dejo el enlace aquí.

Empecemos por los ingredientes para el panettonepanettone

Primero se hace un prefermento. Para ello necesitaréis:

  • 50 ml de leche tibia
  • 2,5 gr de levadura fresca
  • 1/2 cucharadita de agua de azahar
  • 75 gr de harina de fuerza (muy importante no usar harina normal)

Se mezcla la leche con la levadura. Cuando se ha disuelto bien, vertemos el líquido en la harina (previamente tamizada) y mezclamos. Lo mejor es mezclar con las manos.

Cuando ya se ha formado una bolita, la dejamos fermentar en un lugar seco que esté a una temperatura aproximada de 20 ºC hasta que triplique su tamaño. En mi caso, como hacía un poco de frío, fueron unas 4 horas y media.

Cuando la bola haya crecido lo suficiente, pasamos a la masa final. Y necesitaréis:

  • 20 ml de leche tibia
  • 5 gr de levadura fresca
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharadita de agua de azahar
  • extracto de vainilla (yo añadí azúcar vahinillado al azúcar normal)
  • ralladura de naranja
  • 150 gr de harina de fuerza
  • 60 gr de azúcar
  • 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • Pasas, chispas de chocolate, fruta escarchada… lo que más te guste

Igual que hicimos al principio, mezclamos la levadura con la leche.

En un bol, colocamos el prefermento y añadimos todos los ingredientes excepto la mantequilla y los complementos (pasas, chocolate…). Con todo en el bol, amasamos hasta que se integre todo bien. Si usas una amasadora, a fuerza media y después durante unos 10 minutos a fuerza alta. Hay que ir añadiendo la mantequilla a temperatura ambiente poco a poco  y seguir amasando hasta que esté perfectamente integrado.

Para saber cuando parar de amasar es sencillo: la masa tiene que pasar la prueba del gluten. ¿Qué es esto? Pues que si estiras la masa se tiene que quedar como una membrana casi translúcida, sin llegar a romperse. Si la masa se rompe, hay que seguir amasando.

Cuando ya tengamos la masa lista, se extiende y se añaden los complementos. Yo solo le he puesto fruta escarchada, porque como ya os conté, me encanta. Y con la masa ya lista, la dejamos fermentar de nuevo hasta que doble su tamaño. En mi caso otras 4 horas.

Por último, amasamos un poco la masa, para desgasificarla. Veréis como se reduce su tamaño. Se pone en su molde y se deja reposar hasta que vuelva a doblar su tamaño. Yo la dejé toda la noche.

A la mañana siguiente horneé el panettone a 180 ºC por arriba y por abajo durante 45 minutos. ¡Y ha salido así de esponjoso y delicioso!

panettone

En cuanto a mis impresiones, lo primero que diré es que hacer panettone no es complicado pero es un proceso largo. Como un embarazo. En mi caso ha tardado 24 horas. Pero si vives en un lugar más cálido, se tardará menos.

También he aprendido que, si bien se pueden modificar los complementos que le podamos añadir, es muy importante seguir los pasos y respetar las cantidades exactas ya que si no la masa no fermenta adecuadamente y es un proceso demasiado largo como para echarlo a perder por no medir bien las cantidades.

A parte de eso, la verdad es que me ha gustado mucho el proceso. He disfrutado amasando el panettone, aunque uso una amasadora, también ha habido momentos de mancharse las manos y ha sido bastante divertido.

panettone cortado