Cupcakes de zanahoria. ¡Hola otoño!

Lo que me gustan a mí los cupcakes de zanahoria o el carrot cake no lo sabe nadie. Bueno, quizás os di una pista cuando hice este bizcocho. El caso es que ha sido sentir que llegaba el otoño y pensar ¡es época de postres de zanahoria!

Así que me propuse hacer el cupcake definitivo de zanahoria. Con buttercream y todo. Ya sé que dije que me salía fatal… ¡pero hay que perseverar hasta conseguirlo! ¿Queréis saber cómo lo hice? 

Esta es la receta.

Ingredientes para 12 cupcakes de zanahoria:

Ingredientes para la masa. Están escritos en el orden en que se deben ir añadiendo a la batidora o bol en el que vayáis a preparar la masa.

ingredientes para 12 cupcakes de zanahoria
  • 100 gr de mantequilla sin sal
  • 120 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 160 gr de harina de trigo
  • 1 cdta de levadura
  • 1/2 cdta de canela
  • 1 pizca de sal
  • 120 ml de leche
  • 160 gr de zanahoria (2-3 zanahorias aprox)

Una vez hecha la masa, deberéis repartirla entre los 12 capacillos para magdalenas, sin llenar del todo el molde (recuerda que en horno va a crecer la masa). Y meterlas al horno durante unos 25-30 minutos a 180 ºC con calor por arriba y por abajo.

Ingredientes para el frosting o crema de queso para la decoración:

  • 60 gr de mantequilla sin sal
  • 120 gr de queso crema
  • 120-150 gr de azúcar glass

Para hacer una buttercream tradicional, se debe añadir la misma cantidad de mantequilla que de azúcar. A mí personalmente no me sienta muy bien la mantequilla en crudo así que le he puesto bastante menos. El resultado no será el mismo, pero a mí me pareció que de consistencia quedó espectacular.

Trucos para unos cupcakes de zanahoria perfectos.

¿Sabéis esas bandejitas de horno metálicas para hacer magdalenas? Pues son muy necesarias si queréis que las magdalenas, muffins o cupcakes queden con la forma que deben tener. Yo probé a poner dos e incluso 3 capacillos juntos para que la masa no pesase demasiado y no se deformase. Pero da igual. Durante el horneado se abre el capacillo y queda una magdalena muy ancha pero muy poco gordita.

Otra opción es poner la masa entera en un molde para bizcocho y ponerle la cobertura bien extendida por la superficie. 

Ejemplo de decoración para los cupcakes

Para que la crema quede preciosa, lo mejor es usar una boquilla de estrella y esperar a que la magdalena esté completamente fría antes de decorarla. Os aconsejo meter la mezcla a la nevera unos minutitos para que el queso crema y la mantequilla cojan de nuevo un poco de consistencia. ¡Pero solo un poco! No la dejes toda la tarde o toda la noche porque entonces estará demasiado dura y tendrás que volver a batirla. Una vez pongas la crema en los cupcakes es mejor guardarlos en la nevera para que la crema no pierda consistencia ni la mantequilla engrase demasiado el bizcocho. Además de que el cupcake así fresquito está riquísimo.

¿Qué os parece el resultado? ¿Cuál es vuestro postre otoñal favorito? El mío es cualquier cosa con canela 😛