Reflexiones tras el primer taller de Tiene Tela.

Este lunes fue Tiene Tela, el primer taller que realizo de temática tejeril. 

La idea, desde el principio, fue que con Tiene Tela, se creara un espacio para que las amantes del ganchillo y la calceta nos reuniéramos, tejiéramos juntas y pasáramos la tarde con un buen té. Y bueno, lo mejor sería que lo dijeran las asistentes, pero yo creo que lo conseguimos 😉

Dejo el espacio de los comentarios y las redes sociales para que ellas comenten qué les pareció el taller. Yo hoy me reservo estas líneas para comentaros un par de reflexiones con las que terminé el taller y algo muy curioso y genial que me ocurrió a raíz de anunciar los talleres.

Disfruta del proceso

Lo primero que debes saber si no tejes nada y quieres aprender es que, aunque hacer ganchillo no es lo más difícil del mundo, tampoco es algo que se aprenda en cinco minutos. Tiene su proceso.

Para mí es un proceso delicioso. Me encanta aprender nuevos puntos y pasarme la tarde haciendo pruebas. Pero también sé, porque me ha pasado, que puede ser frustrante cuando lo intentas y lo intentas pero no te salen los puntos. 

Por eso mismo, creo que aprender con alguien al lado es mejor. Porque dos personas ven más que una y se pueden detectar los errores antes y se obtiene un feedback más inmediato que si aprendes a tejer sola en casa.

De cualquier forma, lo importante es disfrutar del proceso de aprendizaje. Porque en este mundillo, siempre se puede aprender algo nuevo. Si tienes una actitud de superación, te encantará. Pero si quieres ser perfecta desde el primer momento… vas a frustrarte y bien rápido.

Más que una clase

Mesa dispuesta para el taller tiene tela 1

La segunda lección que saco es que un taller de ganchillo, no debe enfocarse como si fuera una clase. Creo que la carga de aprendizaje debe ser la justa para sentir que aprendiste algo, pero que el grueso del taller debe de ser de avance del proyecto que se esté tejiendo y sobretodo de relax

Tal vez en un taller de esta temática al uso, se aprenda mucho más. Pero yo no soy una «profesora» al uso, soy psicóloga. Por eso Tiene Tela es diferente. Porque para mi lo más importante es que se cree ese espacio del que siempre os hablo. Lo que primo es que creemos un ambiente tranquilo y seguro en el que podamos realizar una actividad que resulte relajante, que nos permita centrarnos en ella y dejar los problemas a un lado.

Y una vez conseguido eso, podemos aprender, mejorar nuestras técnicas y ¡tejer sin parar!

Algo curioso y genial

¿Y qué fue eso genial que ocurrió? Pues ni más ni menos que ¡salimos en la tele!

La gente de Aragón TV contactó conmigo para que fuéramos a la tele a hablar de los talleres y de por qué tejer se está convirtiendo en el nuevo yoga. Podéis vernos a mi hermana (la culpable de que yo empezara a tejer) y a mi en el siguiente enlace en el minuto 1:12.

Captura de la televisión en la que hablamos del taller
La prueba de que salimos de verdad en la tele.

Los talleres no han hecho más que empezar. La idea es que haya por lo menos uno al mes y ¡ya tenemos fecha para Tiene Tela #2! Será el 21 de noviembre en Espacio Somos Vida (c/ José Luis Borau 9). Ya podéis apuntaros. Muy pronto os contaré más sobre el segundo taller.

Y ya os dejo a vosotras que me contéis que os pareció el taller. ¿Cómo van esas bufandas? ¿Alguien se quedó sin poder acudir?