Viaje a Madrid. Mis lugares favoritos.

¡Por fin tuve un día de fiesta! 

Me encanta todo lo que hago últimamente, pero entre organizar el taller de ¡Exprésate!, el primer Tiene Tela y salir en la tele, llevaba mucho tiempo sin parar y soñando con la mini escapada que teníamos planeada a Madrid.

Planear un viaje

He viajado a Madrid bastantes veces ya y me gusta descubrir sitios nuevos, pero hay sitios conocidos que no perdono cada vez que visito la ciudad. Porque aunque los hayas visto mil veces, nunca es exactamente igual. A veces la ciudad te sorprende, con pequeñas escenas de Harry Potter por la ciudad, por ejemplo. Por eso, cuando planeamos qué íbamos a hacer esos casi dos días, dejamos un rato para volver a visitar nuestros sitios favoritos. Como el retiro.

mandragora de Harry Potter en mi viaje a Madrid

Algo que para mi es muy importante cuando planeo un viaje es pensar cual es la finalidad de ese viaje. Puede ser hacer turismo, ir de compras, trabajo, o como en esta ocasión, comer. Si, se podría decir que nos fuimos a Madrid a comer. Pensar en el propósito de un viaje da mucha claridad. El dinero que habíamos apartado para ese viaje era para comer en sitios chulos. En eso no íbamos a escatimar. Y ya luego en todo lo demás pues nos lo pensábamos un poco más.

Sitios para comer en Madrid

Al final comes un montón de veces en muchos sitios diferentes y vi un montón de cosas que me gustaron. Pero no puedo poner todo o el post será eterno. Aquí van mis favoritos y en mi Instagram os iré poniendo fotos de otros sitios y rincones que me encantaron.

Sumo Fuencarral: buffet libre de sushi

Soy una amante del sushi. Antes no me gustaba, pero me hacía mucha ilusión que me gustase. Pero lo fui probando y ¡ahora me encanta! Así que en nuestro viaje no podía faltar un sitio nuevo de sushi.

Este restaurante está muy bien ubicado. En la calle Fuencarral 116. Es un restaurante de Buffet libre en el que tienen una amplísima variedad de sushi y platos japoneses (baos, gyozas…). 

  • Puntos a favor: muy buena calidad, a muy buen precio (nos costó unos 13€/persona), concienciados con el aprovechamiento. En Sumo, si dejas un plato sin tocar, te penalizan. Algo que considero muy bueno para evitar esa gente que coge comida sin tino en los buffet y luego no se la comen. ¡La comida no se tira!
  • Puntos en contra: aunque yo lo considero algo positivo, el buffet consiste en que tu puedes pedir tres rondas de comida con un máximo de 5 platos por persona y por ronda. Nosotros no llegamos a la tercera ronda, pedimos como unos 12 platos parados personas. Pero esto podría ser un inconveniente para alguien con muy buen apetito.

Pic&Nic: cuando los influencers ponen un restaurante

Pic&Nic es el restaurante/bocatería de Grace Villareal, su marido, y dos socios más. Tenía muchas ganas de ir, porque sigo a Grace desde hace bastante tiempo. Pero también tenía un poco de miedo por eso del prejuicio de que alguien que se dedica a la belleza de repente decida abrir una bocetaría. Pero estaba muy equivocada.

El sitio es pequeño pero súper acogedor. Muy bien decorado, de estilo hipster, rústico-moderno… con las fotos os hacéis una idea.

Y la comida espectacular. Nos pedimos dos sándwiches que nos enamoraron desde que los vimos llegar. Con muy buenos ingredientes y bastante atípicos a lo que solemos encontrar en un bocata a la española. Se nota el toque americano de Jacob (el marido de Grace). Además pedimos un dip de espinacas, alcachofas y queso que era una bomba. 

  • Un detalle que me encanto: el agua te la servían en tetrabrick, no en botella de plástico. Se veía super moderno, diferente y además es más ecológico. Un puntazo.

Mis compras en Madrid

Además de comer también visitamos tiendas (of course).Mi idea era comprar cosas que no pudiera encontrar en Zaragoza y bueno… lo conseguí solo en parte.

El primer día fui a Lush, una tienda que me encanta y que por desgracia (o por suerte $) no hay en Zaragoza. Y ahí me compré un tónico facial de árbol de té y me dieron un montón de muestras.

Para que no se haga demasiado largo el post, solo os enumeraré los productos que me compré y más adelante escribiré artículos más específicos de los productos de papelería o cosmética.

  • Tea Tree Water (Lush): un tónico para pieles con tendencia acnéica como la mia viene perfecto. Y además viene acompañado de tres muestras que aún no me ha dado tiempo a probar.
  • Set de sellitos (Alehop): perfecto para mis decoraciones florales en la agenda o para decorar el material para los talleres.
No podría faltar la visita al macro Primark de Gran Vía y el Fnac.
  • Joyero con espejo (Primark): con espejo y tres compartimentos. Además decora porque es precioso. Una pega: al simular ser piedra, da un poco de dentera tocar el fondo con las uñas. Pero vamos, una tontada.
  • Mascarilla de «pepino» (Primark): esta sí la he probado y la recomiendo 100%. No es milagrosa, pero te deja la zona en la que aplicas las «rodajas de pepino» super fresquita, hidratada y luminosa.
  • Toallitas desmaquillantes: las compré porque tienen un tamaño muy pequeño y perfecto para llevar en el bolso sin que ocupen demasiado. Además como no suelo usar toallas desechables (aquí tenéis por qué), me durarán un montón.
  • Reto 30 días Slow Life (DOIY, en Fnac): una caja con 30 retos para llevar una vida más slow. Nos viene perfecto para estos meses de trajín.
  • Portavelas de reno y luces decorativas (Primark): nos fuimos por Halloween y volvimos con decoración navideña. Así de rápido va lavida. Y las luces… si alguien ha visto Stranger Things comprende por qué eran necesarias.
  • Mistery Mini de Harry Potter (Funko Pop en Fnac): porque no hay suficiente cosas de Harry Potter en mi casa.
  • Portaminas Tous les Jours (Fnac): llevo enamorada de este portaminas desde la primera vez que lo vi en Instagram y no me pude resistir. Pero insisto, ya os hablaré de él a fondo. Pero será otro día.