Cómo elegir el patrón perfecto.

¿No te ha pasado alguna vez que quieres tejer algo y no sabes el qué? Te pasas un buen rato dando vueltas por Pinterest, Ravelry e incluso Instagram viendo patrones preciosos. Los quieres todos y sin embargo ninguno te termina de convencer. No estas sola o solo. A mi también me pasa. Por eso hoy quiero contarte mis cuatro trucos para elegir el patrón perfecto.

Truco para elegir patrón 1

Voy a decir lo obvio al principio. Tiene que ser bonito. Es una tontería, pero a veces hacemos las cosas por inercia o por influencia de la gente a la que seguimos.

Eso me pasó a mi hace un mes o dos. Todo el mundo, TODO EL MUNDO, estaba participando en el KAL que organizó Vanessa Pellisa para tejer la chaqueta Throwback. Como todo el mundo lo estaba tejiendo en mil colores preciosos terminaba el día pensando “a lo mejor podría tejerlo, todas dicen que es superdivertido y bonito”. Pero la verdad es que a mi no me gusta ese patrón. Aprecio el diseño y la técnica, pero siendo honestos, no es mi estilo.

Por eso lo digo lo primero. Busca un patrón que te parezca bonito a ti. No que esté de moda. Porque sí, incluso en el mundo tejeril que es tan alternativo, hay modas.

Truco 2

Que suponga un reto.

Para mi eso es esencial. La vida me brinda un numero limitado de horas para tejer. No puedo tejer todo lo que me parezca bonito. Hay jerséis que son preciosos, pero si están tejidos en punto bobo y hechos de dos piezas cuadradas y dos rectángulos, me voy a aburrir tejiéndolo.

No siempre descarto estos proyectos. Son cómodos para llevar en el bolso y tejerlos mientras tomas un café con amigas. En esa situación, llevar un chal lleno de calados donde tienes que contar puntos continuamente no sería una buena idea.

cuello de bufanda colgado
Este cuello fue todo un reto para mi.

Está claro que tiene que haber de todo. Pero yo suelo elegir proyectos en los que vaya a aprender algo nuevo: un calado, un punto nuevo, tejer un jersey de una sola pieza, calcetines bottom-up o top-down… Creo que os hacéis una idea ¿no?

Truco 3

Si ya le tengo echado el ojo a algunos patrones que son bonitos y van a suponer un reto, entonces me pregunto ¿necesito esto que voy a tejer? ¿Es práctico?

Esta pregunta es necesaria porque los ovillos no caen del cielo. Ni se tejen solos, requieren tiempo y esfuerzo. Y tejer algo que luego no voy a darle uso no es una opción para mi.

Es una pregunta importante, aunque tiene truco. Si realmente quieres tejer algo, siempre puedes hacerlo “para regalar”. Aunque ¡ojo! Porque regalar algo tejido a mano siempre entraña sus riesgos (ya te hablé de eso en este artículo).

Truco 4

¿Me da tiempo a tejerlo y llevarlo puesto antes del cambio de estación?

Esto es lo que me ha pasado con el jersey Neblina. Fue terminar de tejerlo y llegar esta primavera/veranillo que estamos viviendo en España. ¡Que rabia me da verlo en el armario doblado y yo sin poder ponérmelo!

jersey neblina y su patron
El jersey neblina de cerca es incluso más bonito.

Yo confío en que volverá el frío un poquito más o sino tendré que hacer una escapada al monte antes de que llegue la primavera de verdad.

Para saber si te da tiempo o no a tejer un proyecto os hablaré más adelante en un post dedicado solo a este último punto.

Con estos cuatro trucos no deberías tener problema para decidir qué tejer y en qué momento tejerlo para así disfrutar de esta actividad tan relajante y que una vez te atrapa no te deja escapar.

Y tu, ¿cómo decides qué tejer?