Aprende a tejer punto brioche con el cuello Folixa.

Ya os comenté en este post que uno de mis propósitos tejeriles de año nuevo era aprender a tejer punto brioche. No sé si Belén (Tejer en inglés) acudió en mi ayuda como un hada madrina o si yo la escuché a ella, aunque fuera inconscientemente. El caso es que al poco de publicar el post, ella publicó una serie de tutoriales para aprender a hacer este punto (al final os dejo el enlace). ¡He incluso creó un cuello para poner en práctica todos estos tutoriales!

Tengo en mente tejer el Baubles shawl en cuanto haga hueco en mis agujas así que aprender a hacer punto brioche era una necesidad. Y a mi eso de hacer cuadradillos de muestras así porque si me aburre muchísimo. Así que cuando vi el cuello Folixa me lancé de cabeza.

No tenía necesidad de tejer un cuello, pero como te contaba en este post, otro de los motivos para tejer algo, a parte de la necesidad, es el deseo de aprender una técnica aplicándola a una prenda de verdad. Y el cuello Folixa además me parecía muy bonito. Así que 2/3.

Primeras impresiones con el punto brioche.

La verdad es que yo le tenía mucho miedo a este punto. ¡Y no es tan complicado!

Así tejido en plano no tiene mucha complicación más allá del hecho de que da la sensación de que tejes dos veces para avanzar lo mismo que avanzarías en una vuelta en punto jersey.

Pero enseguida te das cuenta de que no. El punto brioche tiene otro rollo. No se puede medir de la misma manera. Así que aunque sigo teniendo esa sensación, realmente las vueltas cunden de una forma totalmente diferente y no se cumple eso de que para tejer una prenda de 10 vueltas en punto jersey tengo que tejer 20 en brioche.

Cuando surgen los problemas.

Acabo de decir que es más simple de lo que me pensaba. Pero también surgieron problemas que me hicieron pensar que no habría narices a tejer el cuello Folixa entero.

En mi caso, los problemas llegaban al final de cada vuelta. El cuello se teje en circular para evitarnos costuras innecesarias. Y al final de cada vuelta tienes que seguir los pasos de forma bastante teórica porque no es del todo intuitivo.

Al principio me dejé llevar por la intuición y ésta me falló de mala manera como se puede ver en la foto de aquí abajo.

Error durante el tejido de punto brioche

Pensaba que iba a arrastrar este error durante todo el cuello. ¿Por qué no deshice? Te preguntarás. Pues porque en este punto del proyecto, no pensaba que me fuera a poner el cuello mucho ni que me fuera a encantar el resultado. Solo quería aprender. Y deshacer no entraba en los planes. Así que me paré. Volví a ver el tutorial de Tejer en inglés y ya lo hice bien.

Una curiosidad.

Una cosa que me hizo gracia fue que el error del final de vuelta que fui arrastrando toda la franja de punto brioche de un solo color se solucionó al llegar a la parte de dos colores.

Yo pensaba que al meter dos colores la dificultad aumentaría y con ello cometería más errores. ¡Pero no! Por razones que desconozco, al tejer los puntos en dos colores lo veía todo más claro, comprendí mejor la forma del punto y cometí menos errores.

A veces más (más colores) es menos (menos complicación).

El cuello terminado es una chulada. Me encanta como quedan colores aunque mi elección de lana fue más por disponibilidad que por otra cosa.

Como quería aprender a tejer punto brioche, no pensé realmente en una lana que me resultaba bonita o gustosa de vestir. Simplemente quería dar salida a lana vieja y no muy buena que tenía por casa. Aunque estoy bastante contenta con el resultado y creo que me pondré bastante este cuellito tan resultón que me ha quedado.

¿Alguna ha probado a tejer este cuello? Os dejó aquí abajo el canal de YouTube de Belén para que podáis ver los tutoriales de punto brioche que publicó y os animéis a tejer el cuello Folixa. Y como siempre, podéis ver los detalles del proyecto en mi página de Ravelry.